En febrero de este año, el presidente López Obrador anunció que terminaría con el programa de estancias infantiles como lo conocemos. El programa consistía en un subsidio que el gobierno otorgaba a más de 9 mil estancias infantiles para que el costo de inscribirse fuera menor y les resultara más fácil a los padres y madres cubrirlo. De acuerdo con las declaraciones del Presidente, sin embargo, su administración encontró cerca de 1,500 pruebas de actos de corrupción en los que hubo partidos políticos involucrados, razón suficiente para terminarlo.

Desde el anuncio de la cancelación del programa, ha habido un sinfín de columnas de opinión, reportajes y entrevistas relacionadas con el tema que hablan frecuentemente de lo grave de terminar con un programa social del que dependen tantas familias en lugar de repararlo, y de los riesgos y costos de sustituirlo por transferencias directas.

En Data Cívica, no abonaremos a la discusión de si las transferencias directas son sustitutos suficientes, sino que nos dimos a la tarea de revisar qué nos dicen los datos sobre el tipo de municipios en los que están las estancias infantiles y la población que probablemente atendían.

Ilustración: Oldemar González

El programa de estancias infantiles atiende a la mayoría de los municipios y localidades del país

El programa de estancias infantiles surgió con el objetivo de apoyar a las madres trabajadoras, especialmente a aquellas que no cuentan con prestaciones laborales y que, en consecuencia, no tienen acceso a una guardería del ISSSTE o del IMSS. Actualmente, las guarderías del IMSS operan sólo en 300 municipios, mientras que las estancias infantiles operan en 1249 en total. De los 1249 municipios en los que operan las estancias infantiles, sólo en el 24% operan a la par de guarderías del IMSS.

Si ahora vemos localidades en lugar de municipios, el contraste es más intenso. Solamente en alrededor de 300 localidades del país hay Guarderías del IMSS. En cambio, el programa de estancias infantiles opera en alrededor de 2000 localidades y, en consecuencia, absorbe la mayor parte del trabajo de cuidados que no pueden realizar padres y madres trabajadoras. En gran parte del país, el programa de estancias infantiles es la única respuesta gubernamental a las necesidades de cuidado y estimulación temprana que tienen los niños pequeños de padres trabajadores. ¿Cómo son estas localidades en comparación con aquellas donde hay guarderías del IMSS?

En los lugares más pobres solo hay estancias infantiles

Para este análisis utilizamos el directorio más reciente que encontramos de guarderías del IMSS y también el más reciente padrón de beneficiarios del programa de estancias infantiles. Georreferenciamos la base de guarderías y la cruzamos con el marco geoestadístico del INEGI para verificar las localidades en las que estaban. Decidimos hacer esta primera parte a nivel localidad porque nos permite un análisis más detallado y granular de los lugares donde está las guarderías y estancias. No obstante, por simplicidad tuvimos que excluir las localidades rurales del análisis.

Al comparar a las localidades urbanas en las que sólo hay guarderías del IMSS, con aquellas en las que sólo hay estancias infantiles, con aquellas en las que hay estancias infantiles y guarderías del IMSS, con aquellas en las que no hay ni estancias infantiles ni guarderías del IMSS, detectamos diferencias importantes en varias variables sociodemográficas.

En aquellas localidades donde sólo hay estancias infantiles, la población tiene un grado de escolaridad promedio un año menor que donde hay guarderías del IMSS.  Si bien las localidades con nivel de escolaridad más bajo son aquellas donde no hay ni estancias infantiles ni guarderías del IMSS, aquellas donde sólo hay estancias infantiles, que son las que quedarán desprotegidas, tienen el segundo nivel de escolaridad más bajo.

Lo mismo sucede cuando comparamos a las localidades utilizando el porcentaje de viviendas que cuentan con automóvil o internet. Mientras en las localidades que cuentan con guarderías del IMSS, alrededor del 40% de las viviendas cuentan con automóvil, en aquellas donde sólo hay estancias infantiles sólo el 30% tienen uno. Lo mismo sucede con el internet; en aquellas localidades donde sólo hay estancias infantiles, el porcentaje de viviendas con internet es más o menos la mitad del porcentaje que tiene internet en las localidades donde hay guarderías del IMSS.

Asimismo, si utilizamos un proxy de pobreza que es la variable del INEGI en la que se clasifican a las viviendas que no cuentan con radio, ni televisión, ni lavadora, ni automóvil, ni computadora, ni teléfono fijo, ni celular, ni internet, podemos ver que en aquellas localidades en las que sólo hay estancias infantiles hay un porcentaje de viviendas pobres que triplica el que existe en aquellas localidades en las que sólo hay guarderías del IMSS. En aquellas localidades donde no hay ni estancias ni guarderías, el porcentaje de viviendas pobres es diez veces mayor que en las localidades que cuentan con guarderías del IMSS.

La desigualdad en el trabajo de cuidados es mayor en los municipios más pobres

Uno de los problemas de terminar con el programa de estancias infantiles es que, además de afectar a aquellos niños y niñas que no tienen acceso a estimulación temprana, afecta a las madres que no tienen donde dejar a sus hijos pequeños. Como bien sabemos, en México la mayoría del trabajo de cuidados y las tareas del hogar son desempeñados por mujeres. Sabemos, por ejemplo, que el 70% de las mujeres clasificadas como “ninis”, no estudian ni trabajan precisamente porque se dedican a cuidar personas u ocuparse de tareas del hogar.

El trabajo de cuidados rara vez es remunerado adecuadamente y expone a las mujeres a la precariedad y a la violencia económicas o a ejercer una jornada de trabajo en sus hogares adicional a la que ejercen en un trabajo remunerado. Hay algo de evidencia de que la desigualdad en las horas dedicadas al trabajo del hogar entre hombres y mujeres es mayor en aquellos municipios con índices de pobreza más altos, justo aquellos donde no hay guarderías ni estancias infantiles, o donde sólo hay estancias infantiles. 

Si graficamos la diferencia porcentual en las horas que pasan mujeres y hombres haciendo trabajo doméstico, vemos que entre más sea la pobreza en un municipio, mayor es la diferencia. Las mujeres suelen pasar alrededor de 80% más tiempo haciendo trabajo doméstico que los hombres. No obstante, esta diferencia se acentúa en aquellos municipios con niveles más altos de pobreza. En estas gráficas se considera el tiempo que hombres y mujeres pasan haciendo trabajo de cuidados (cuidando niños, personas mayores, personas con discapacidad) y otros quehaceres domésticos (planchando, lavando ropa, limpiando o preparando alimentos para la familia).

Si graficamos estas mismas variables por subgrupo dependiendo de si los municipios del país tienen estancias infantiles o guarderías del IMSS, podemos ver que en aquellos municipios donde sólo hay estancias infantiles o donde no hay estancias ni guarderías del IMSS, la diferencia también se acentúa. A pesar de que es contra intuitivo que en aquellos municipios donde sólo hay guarderías del IMSS la diferencia también sea alta, debe considerarse que sólo hay cinco municipios en todo el país donde operan Guarderías del IMSS pero no estancias infantiles. La muestra es demasiado pequeña.

Aquellos municipios en los que no hay guarderías del IMSS y sólo hay estancias infantiles, son de por sí más proclives a distribuir el trabajo doméstico de manera más desigual, la desaparición del programa de Estancias Infantiles como lo conocemos podría contribuir significativamente a aumentar la triple jornada que muchas madres trabajadoras ya tienen.

¿Transferencias directas?

La reducción del presupuesto que la actual administración ha planteado para el programa de estancias infantiles dejará sin apoyo a cerca de 2000 localidades y 300 municipios donde las estancias infantiles son la única alternativa con subsidio gubernamental para el cuidado de niños pequeños. Estos localidades y municipios son también más pobres que aquellos que cuentan con guarderías IMSS, lo que a su vez significa que en estos las mujeres realizan más trabajo de cuidados y se encuentran más vulnerables. 

El Presidente ha ofrecido la posibilidad de transferir el dinero directamente a los ex beneficiarios del programa y realmente no sabemos qué tan benéfico será esto. Por lo pronto, sabemos que la propuesta carece de los candados adecuados que debería incluir una política pública para asegurar que el dinero se gaste en lo que fue asignado y que las transferencias sean un sustituto perfecto del servicio al que anteriormente las madres tenían acceso. El trabajo de cuidados sigue siendo una de las principales fuentes de desigualdad entre hombres y mujeres en México, si con el pretexto de combatir la corrupción y con el objetivo de ahorrar recursos, la administración actual descuida la política de cuidados, entonces López Obrador estará perjudicando justamente a quienes más prometió proteger.

Los datos consultados indican que aquellos municipios y localidades que sólo son atendidas por estancias infantiles son más pobres que donde hay guarderías del IMSS, y en los municipios más pobres la desigualdad en la distribución del trabajo doméstico entre hombres y mujeres se acentúa. Si en México las mujeres de por sí cargan con las tareas del hogar sin recibir nada a cambio, es complicado pensar qué sucederá si se entrega el dinero en electrónico sin ningún tipo de candado. Incluso si la propuesta del Secretario de Hacienda se llevar a cabo, otra vez serán las mujeres quienes carguen con un trabajo que es benéfico para toda la sociedad, pero que representa una fuente de vulnerabilidad para ellas.

 

Georgina Jiménez